Endodoncia

endodoncia-pico-blanco

Es el campo de la odontología que se encarga del tratamiento de las patologías del nervio del diente. En este proceso se elimina el tejido pulpar dañado o necrosado (también llamado “matar el nervio”) y las bacterias del interior de la raíz. Posteriormente se rellena el conducto con un material (gutapercha) que obtura tridimensionalmente el conducto una vez que se ha desinfectado.
Este procedimiento se realiza cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas, traumatismos o lesiones endoperiodontales. En estos casos el diente puede volverse sensible al frío, el calor o la masticación. El dolor puede ser intermitente o constante. Incluso el diente puede cambiar de color o puede aparecer un flemón o una fístula.

Endodoncia

El empleo de nuevas tecnologías como los nuevos sistemas rotatorios mecánicos, localizadores de ápices o sistemas de obturación termoplásticos permiten reducir el tiempo de tratamiento y mejorar el pronóstico del diente aumentando las tasas de éxito a largo plazo. Según los últimos estudios, el éxito de este tratamiento es de alrededor de un 90% a 10 años cuando se ha realizado correctamente.

Cuando la endodoncia fracasa debemos agotar todas las posibilidades, realizando otros procedimientos como las reendodoncia o la cirugía endodóntica con tasas de éxito también elevadas.

1. Acceso el tejido pulpar (“nervio”) del diente.

2. Retirada del tejido infectado y limpieza de los conductos mediante limas manuales o mecánicas.

3. Relleno y sellado de los conductos con material de endodoncia (“gutapercha”).

4. Obturación de la cavidad de acceso (“empaste”).

MÁS INFORMACIÓN EN: SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ENDODONCIA